Compartir:

Esta es una razón muy buena para cuidar su dieta: el exceso de peso y la diabetes provocan casi un 6 por ciento de los cánceres en todo el mundo, según un estudio reciente.

“Tanto la obesidad como la diabetes son causas prevenibles del cáncer para las cuales es posible hacer una intervención en múltiples niveles: en los individuos, las comunidades, los sistemas de atención de la salud y las políticas”, señaló el Dr. Graham Colditz, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, en St. Louis.

“Se necesitan más medidas rápidas para ayudar a mantener un peso corporal saludable a lo largo de toda la vida, empezando a una edad temprana”, escribió Colditz en un editorial que acompañó al estudio.

La diabetes y la obesidad provocan cambios biológicos, como unos niveles altos de azúcar, una inflamación crónica y una alteración de las hormonas sexuales. Con el tiempo, esto puede llevar al cáncer, explicaron los investigadores británicos.

Para el informe, analizaron los datos de salud de 175 países. Concluyeron que el 5.6 por ciento de los nuevos casos de cáncer de 2012 fueron provocados por un índice de masa corporal (IMC) alto y por la diabetes. El IMC es un estimado de la grasa corporal basado en la estatura y el peso.

El sobrepeso y la obesidad llevaron a aproximadamente el 4 por ciento de los casos de cáncer, y la diabetes provocó un 2 por ciento, encontró el estudio.

La diabetes tipo 2 (de lejos la forma más habitual de la enfermedad) está asociada con tener sobrepeso y ser sedentario.

La mayoría de los casos de cáncer provocados por la diabetes y la obesidad se produjeron en los países occidentales ricos, seguidos por los países del este y el sudeste asiático, según el estudio.

Los resultados se publicaron el 28 de noviembre en la revista The Lancet Diabetes & Endocrinology.

Se estima que 422 millones de adultos en todo el mundo tienen diabetes y más de 2 mil millones de adultos tienen sobrepeso u obesidad, indicaron los investigadores en las notas de respaldo.

Con el aumento de estos factores de riesgo del cáncer, se deberían centrar los esfuerzos en la prevención y la evaluación, dijo el autor principal del estudio, el Dr. Jonathan Pearson-Stuttard, del Colegio Imperial de Londres.

“Es importante que se implementen políticas alimentarias efectivas que afronten el aumento de la prevalencia de la diabetes, de un IMC alto y de las enfermedades relacionadas con estos factores de riesgo”, comentó Pearson-Stuttard en un comunicado de prensa de la revista.

Según Colditz, la “carga global de cáncer debido a un IMC alto y a la diabetes seguirá aumentando a menos que la prevalencia de estas afecciones se reduzca”.

FUENTE: The Lancet Diabetes & Endocrinology, news release, Nov. 28, 2017

Compartir: