La investigación científica sobre el cerebro humano ha arrojado algunos resultados muy interesantes. Según los principales expertos del mundo en el tema, han logrado un progreso significativo en el camino hacia la comprensión de los recuerdos humanos. Pronto, esperan poder no solo comprender completamente los recuerdos humanos, sino también manipularlos a voluntad.

La tecnología de hoy lo está haciendo lentamente posible. Y los científicos están empezando a darse cuenta de que, combinando algunos métodos diferentes, podrían encontrar nuevas soluciones radicales al problema de cómo comprender mejor el cerebro cuando se trata de manejar recuerdos: cómo se hacen, dónde están almacenados, y cómo podrían cambiarse en caso de que sea necesario.

Según la Dra. Alison Preston de la Universidad de Texas, los recuerdos siempre se entendían, en el sentido intuitivo, incluso si los mecanismos detrás de ellos aún no estaban claros. Pero ahora, una serie de enfoques diferentes podría conducir directamente a la manipulación abierta de los recuerdos en el cerebro humano.

En primer lugar, los científicos han adaptado recientemente un descubrimiento de hace casi dos décadas que introdujo el mundo a las llamadas “células faciales”, neuronas en el cerebro que parecían volverse muy activas cuando pensaban en la cara de cierto individuo. La actividad de las células faciales se vio como una indicación de que las neuronas específicas se asocian directamente con las caras de ciertas personas. Este descubrimiento se utilizó junto con otro, que mostró la presencia de CREB, una proteína clave que parece activa durante el aprendizaje, y los efectos de aumentarla en la formación de recuerdos.

Para resumir, aumentar los niveles de CREB en las neuronas hace que sea más probable activar y almacenar un recuerdo que si permanecen como están. Los científicos concluyeron que si era posible activar ciertos grupos de neuronas antes de las actividades de aprendizaje, entonces debería ser posible especificar dónde se almacenan exactamente ciertos recuerdos para su posterior recuerdo.

¿Y cuál es el siguiente paso, suponiendo que ya es posible determinar con precisión la ubicación exacta de un recuerdo en el cerebro? Hay signos que apuntan a la posibilidad de implantar recuerdos como un posible resultado, dado que ya se sabe que la “reconsolidación” ocurre durante la recuperación de la memoria. Reconsolidación es un término que simplemente se refiere a lo que sucede cuando una persona trata de recordar ciertos recuerdos, y termina incluyendo o quitando ciertos detalles de ella. En efecto, un recuerdo completamente nuevo se extrae del cerebro cada vez que se recuerda un recuerdo.

Esto se ve como una oportunidad para implantar recuerdos, y un equipo dirigido por el Dr. Susumu Tonegawa del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) ha demostrado que puede ser preciso con él. En su estudio, mostraron cuán fácil puede ser crear un vínculo artificial entre una situación completamente benigna y algo aterrador. Es decir, lograron asociar una reacción negativa a algo que en realidad es inofensivo.

El mismo equipo también realizó un estudio posterior en el que intentaron hacer lo contrario e invertir la reacción negativa asociada en una positiva. Su éxito aquí ha demostrado que es posible no solo implantar memorias, sino también borrarlas posteriormente, con las herramientas y los procedimientos correctos.

Eso es lo más cerca que puede llegar a implantar y borrar recuerdos en este momento. Pero, por supuesto, los investigadores siempre están empujando los límites en cuanto a lo que es posible en este campo de investigación. Pronto, puede ser pertinente hacer preguntas sobre la ética y la moralidad de tales prácticas. Después de todo, si es posible que alguien haga algo de esto por usted, también sería posible hacerle esto. ¿Estás preparado para vivir en un mundo donde esa es la norma?

Artículo original en inglés:
https://www.naturalnews.com/2018-02-02-human-memory-could-soon-be-tracked-erased-with-radical-new-technology.html

Compartir: