Compartir:

La semilla de toda violencia es la proyección

¿Cómo nos proyectamos en el mundo dual?
Cuando nos proyectamos culpamos a los demás de nuestras carencias.

Un ejemplo de ello es que cuando alguien nos insulta culpamos al otro y no nos preguntamos el para qué nos sucede esto, para qué esta persona me está descalificando.

No nos encontramos a las personas con las que convivimos diariamente por casualidad sino que todo es resonancia, estas personas están estrechamente relacionadas con nosotros según lo que estamos proyectando en ellas pues vemos en los demás aquellos valores que no reconocemos en nosotros mismos.

Para identificar la violencia a través de la proyección podemos fijarnos en estas frases que tenemos integradas para ciertas situaciones:

– “Tú me obligas a hacerlo.”
– “Lo hago por tu bien.”
– “No puedo vivir sin ti.”
– “Si me dejas, me mato.”
– “Tienes lo que te mereces.”
– “No haces nada bien.”
– “Nunca serás nada en la vida.”
– “Nadie te querrá.”
– “Tu hermano/a es mejor que tú.”
– “No me apoyas nunca.”
– “Sólo piensas en ti.”

¿Cómo podemos revertir esto?

La clave está en la educación pues educando y valorando del mismo modo a los niños que a las niñas conseguiremos el equilibrio. La educación debería ser de colaboración y no de competencia, deberíamos de focalizarnos en el desarrollo emocional y la cooperatividad con los demás.

 

Conferencia al completo: https://www.youtube.com/watch?v=Id4iU…

Compartir: