"Alimentos con luz"
"Snacks ricos y saludables siempre listos."
"Los verdes son ricos en clorofila, que renueva la sangre"
"Deliciosas recetas vivas gourmet"
"Sabores para cada momento"
Postres saludables sin harinas ni azúcar.

Cómo puede curar el arco iris: la ciencia de los colores de los alimentos

Hay un viejo adagio que dice que debemos “comer el arco iris” para obtener una salud óptima. Resulta que, aunque definitivamente debemos comer los colores del arco iris, el solo hecho de estar expuesto a su luz también puede ayudar.

Todos los días estamos rodeados por todo el espectro de colores: el rojo brillante de la señal de alto en nuestro camino al trabajo; la brillante luz del sol de color amarillo anaranjado que brilla a través de nuestra ventana; el mar de la hierba verde que se sacude en el parque local; La oscura piel índigo de suculentos arándanos y moras.

Si bien podemos detenernos y tomarnos un momento para apreciar la belleza de estos colores, a menudo no pensamos en los poderosos efectos que tiene ver y comer diferentes colores en nuestra salud física y bienestar emocional.

La terapia del color se ha utilizado durante mucho tiempo en las artes curativas, pero solo recientemente se están realizando estudios que indican los efectos que los colores tienen en nuestro estado de ánimo, energía y salud. Las conclusiones de estos estudios te permiten aprovechar el poder del color en tu propia vida. Aquí hay algunos hallazgos llenos de color para animarte a experimentar con colores tanto dentro como fuera de tu plato:

ROJO

Si se encuentra en una depresión de medio día, intente cambiar a una luz roja o una habitación con paredes rojas. Un artículo de 2014 publicado en las Actas de la Conferencia de la Sociedad de Ingeniería en Medicina y Biología encontró que cuando los participantes se encontraban en una sala con luz roja, tenían un mayor nivel de actividad cerebral asociada con “estado de alerta, agitación, actividad mental y activación general”. de las funciones de la mente y el cuerpo “. También eran más propensos a sentir” vigor “.

NARANJA

Los alimentos de color naranja, como las zanahorias y las batatas, obtienen su color de los carotenoides, como el betacaroteno, que pueden desempeñar un papel importante en la reproducción. Un área de investigación con animales indica que el betacaroteno se concentra en el cuerpo lúteo (un huevo en desarrollo en el ovario), donde desempeña un papel en la ovulación al ayudar a la producción de progesterona. Los estudios en animales también sugieren que la suplementación con betacaroteno apoya la actividad ovárica y la síntesis de progesterona en cabras.

Los científicos polacos han descubierto que los tejidos uterinos contienen beta-caroteno, mientras que un estudio de 2014 publicado en la revista Fertility and Sterility sugiere que cuando las mujeres aumentan su ingesta de betacaroteno, sus posibilidades de quedar embarazadas parecen mejorar.

AMARILLO

El amarillo es un color curioso. Según los investigadores de la Universidad de Manchester, parece ser el color que atrae a la mayoría de las personas y el que está más relacionado con un estado de ánimo normal. Se sabe que el pigmento de color amarillo, la luteína, se acumula en ciertos tejidos del cuerpo, específicamente en la mácula, así como en la piel y en el tejido mamario. Hay varios estudios que muestran que los alimentos amarillos saludables, como los carbohidratos de combustión lenta, generan energía. Un estudio realizado en Oxford, Inglaterra, encontró que el salvado de mostaza amarilla ayudó a un grupo de hombres jóvenes y activos a tener una mejor respuesta después de las comidas a la glucosa después de comer sopa de patata y puerro en comparación con comer la sopa sola. Del mismo modo, un estudio canadiense encontró que la harina de arveja amarilla entera, un carbohidrato complejo, ayudó a las personas con sobrepeso a mejorar el uso de la insulina.

VERDE

Los investigadores han descubierto algunos enlaces fascinantes que asocian el color verde con el corazón. Por ejemplo, un experimento austriaco encontró que exponer a las personas a la luz verde fluorescente parecía tener un efecto calmante en sus corazones, afectando la variabilidad de la frecuencia cardíaca (HRV). Las personas que sufren una preocupación y ansiedad continuas parecen tener una disminución del VFC, que también está asociada con una serie de trastornos, entre los que se incluyen la insuficiencia cardíaca congestiva y la depresión. Si la exposición a la luz verde aumenta la HRV, podemos imaginar que tiene efectos protectores del corazón y podría ayudar a curar el dolor. Además, si la luz verde cambia la vasculatura, entonces es lógico pensar que otras condiciones relacionadas con la vasculatura se verían afectadas por ella. En apoyo de este concepto, se acaba de publicar un estudio que indica que la gravedad de la migraña se reduce en presencia de luz verde.

AZUL

El color azul tiene efectos poderosos en el cerebro y la memoria. Un estudio británico realizado en 2008 descubrió que la exposición de los trabajadores a una luz blanca enriquecida con azul mejoró el estado de alerta, el rendimiento y la calidad del sueño informados por ellos mismos. De manera similar, un experimento australiano descubrió que la exposición a la luz azul hacía que los sujetos experimentales tuvieran menos sueño al tratar de completar tareas prolongadas durante la noche.  Un estudio reciente publicado en mayo de 2016 mostró que las personas obtuvieron mejores resultados en una tarea de memoria de trabajo y una mayor activación en las regiones prefrontales del cerebro después de estar en una habitación con luz azul durante treinta minutos en comparación con estar en una habitación con luz ámbar.

BLANCO

El color blanco ha sido el foco de investigaciones prometedoras sobre la depresión. En 2011, los investigadores psiquiátricos holandeses descubrieron que tanto la luz blanca enriquecida con azul como la luz blanca brillante posiblemente podrían ser efectivas para tratar la SAD. Además, un estudio danés de 2004 afirmó que la luz brillante podría ser un tratamiento útil incluso en casos de depresión no estacional cuando se usa junto con antidepresivos.  Un estudio de la Universidad de California en San Diego también encontró que la terapia de luz brillante combinada con antidepresivos y la “terapia de vigilia” podrían ser eficaces para tratar la depresión.

La luz blanca también puede ser parte de las frutas y verduras que comemos. Un estudio reciente encontró que los extractos de granada y cúrcuma emitían una emisión de luz blanca casi pura. Los investigadores descubrieron que la luz emite principalmente de los ingredientes activos de los alimentos: polifenoles y antocianinas en la granada y la curcumina en la cúrcuma. Si la luz blanca puede tener un efecto curativo fuera del cuerpo, ¡piense en el potencial de comer alimentos que emiten luz blanca!

Como puede ver, el color ofrece mucho más que belleza visual. Al comer un espectro de colores naturales e infundir colores en nuestro entorno, podemos realmente aprovechar el poder del arco iris para guiarnos hacia la salud de todo el espectro.

Rojo: granada, fresa, remolacha
Naranja: Durazno, Zanahoria, Naranja
Amarillo: Limón, Piña
Verde: Brócoli, Kale, Repollo, menta
Azul: Arándanos, Moras
Blanco: Coco, Plátano, Coliflor

 

Fuente:
http://www.greenmedinfo.com/blog/how-rainbow-can-heal-science-food-colors

Compartir en:
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Abrir Chat
1
¡Hola!...
Hola, ¿puedo ayudarte?