"Alimentos con luz"
"Snacks ricos y saludables siempre listos."
"Los verdes son ricos en clorofila, que renueva la sangre"
"Deliciosas recetas vivas gourmet"
"Sabores para cada momento"
Postres saludables sin harinas ni azúcar.

Grandes productores quieren que sea un delito denunciar los abusos de animales en las granjas industriales

Los legisladores de Iowa y Florida han presentado proyectos de ley para establecer sanciones penales a quienes en las instalaciones agrícolas tomen fotografías de forma encubierta.

¿Qué tienen Florida y Michigan en común cuando se trata de la ganadería? Ambos han sido los puntos calientes, en el pasado y presente, para el movimiento de lucha contra algunos de los peores abusos en la agroindustria. Y ahora la industria de cría intensiva está luchando en ambos estados, y sus últimos métodos representan cada vez mayor astucia.

En Florida, la Sociedad Protectora de Animales de Estados Unidos y otros grupos presionaron para que se adopte la ley en todo el estado y por primera vez en el país, de restringir el confinamiento extremo de animales en granjas industriales. En 2002, a los votantes se pasó la enmienda 10, para eliminar las jaulas de las cerdas de cría en jaulas de gestación. En Iowa, la HSUS y otros grupos de bienestar animal han llevado a cabo una serie de investigaciones encubiertas (ver el video) para exponer la crueldad en el estado con más fábricas agrícolas de la nación.

Ahora, estos dos estados tienen algo más en común. Ellos están tratando de convertir en crimen las fotografías y videos de animales de granja. Ellos no quieren criminalizar la crueldad animal, pero si quieren hacer criminales de las personas que tratan de documentar los abusos y poner fin a la crueldad. Los legisladores han presentado proyectos de ley en ambos estados para establecer sanciones penales para quienes en encubierto vayan a las instalaciones agrícolas y simplemente tomen fotografías.

Eso sí, si esta legislación es aprobada, no sólo será un revés para el bienestar de los animales. Mezquinas y miserables, las condiciones de hacinamiento de los animales en las granjas industriales son también una amenaza para la inocuidad de los alimentos, millones de personas cada año enferman por la comida contaminada. Hace pocas semanas, el año pasado, una granja industrial de huevos de Iowa se vió obligada a retirar quinientos millones de huevos debido a un brote de Salmonella, la retirada más grande de productos alimenticios que recuerda la historia americana.

Con un potencial dramático de reducción de los fondos federales para las inspecciones de las operaciones de la ganadería, que se avecina, en las instalaciones de producción y matadero, estas nuevas políticas propuestas para prohibir la exposición de las prácticas poco saludables e inseguras no podía llegar en un momento más inoportuno. La industria se ha sostenido durante mucho tiempo con la auto-regulación, y con los programas gubernamentales de inspección tan estirados, ahora no quieren la intromisión de grupos de defensa de animales buscando pruebas.

Estas revelaciones no son sólo importantes para concienciar al público sobre el maltrato de los animales. Las investigaciones de HSUS han conducido a la retirada de carne más grande en la historia de los EE.UU., delitos menores y condenas por delitos graves de crueldad, el cierre de plantas mataderas deshonestas, y acciones disciplinarias para los inspectores del gobierno que no están haciendo su trabajo. Ninguno de estos servicios importantes serían posibles de cumplir si tan trascendental y sofocante ley es promulgada.

Es precisamente por las investigaciones anteriores sobre las granjas industriales que se han descubierto la crueldad en las granjas avícolas, granjas de cerdos, y otros, que tales revelaciones son esenciales para el movimiento por el bienestar animal y seguridad alimentaria. Con algunos miembros de la industria de la agricultura, entre ellos el Dr. Temple Grandin, pidiendo más transparencia en las instalaciones de cría de animales, es estos proyectos se ejecutan en la dirección opuesta, tratando de criminalizar los esfuerzos, incluso el tomar una foto o producir un vídeo. Ellos quieren criminalizar a los denunciantes que traen los abusos a la atención de las agencias reguladoras, e incluso tomar una foto en un teléfono celular.

Puedo entender por qué los agricultores de estas fábricas no quieren que el público vea en imágenes sus prácticas empresariales. Ver las imágenes de las gallinas casi sin plumas, de forma tan hacinada, una encima de la otra, o de cerdos que son golpeados con barras de metal por los empleados embrutecidos por sus funciones, es profundamente desconcertante. La respuesta no debería ser como la de un país gobernado por un dictador o una junta militar, donde los hombres fuertes de tomen las cámaras y las aplasten contra el suelo o las quemen en una hogera, como hacen las autoridades para ocultar los golpes y y reclamos de los defensores de la democracia. Es el mismo principio en el trabajo de estos legisladores en estas legislaturas estatales. Su plan es tener una manera más “limpia” de aplastar las cámaras contra el suelo y ocultar lo que está pasando. Irónicamente, quieren evitar que sus propios clientes, público consumidor de los Estados Unidos, aprendan acerca de las prácticas de producción que lleva comida a sus mesas y platos.

Fuente: alternet.org

Compartir en:
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Abrir Chat
1
¡Hola!...
Hola, ¿puedo ayudarte?