"Alimentos con luz"
"Snacks ricos y saludables siempre listos."
"Los verdes son ricos en clorofila, que renueva la sangre"
"Deliciosas recetas vivas gourmet"
"Sabores para cada momento"
Postres saludables sin harinas ni azúcar.

¿Por qué alimentar a los bebés con alimentos orgánicos?

Las toxinas en los alimentos infantiles afectarían las hormonas: estudio.

La comida preparada para lactantes y alimentos sólidos para bebés con frecuencia contienen hormonas derivadas de hongos que se ha demostrado causan infertilidad en los mamíferos, según informan investigadores italianos.

Los científicos en el informe de la Universidad de Pisa, informan que hasta el 28 por ciento de las muestras de fórmulas infantiles a base de leche que testearon estaban contaminadas con hormonas de hongos, conocidas como micoestrógenos.

Los expertos evaluaron 185 muestras de fórmula y 44 muestras de alimentos para bebés a base de carne de un total de 21 marcas qu comúnmente se venden en Italia.

Las sustancias detectadas en los productos para bebés incluidos zearalenona y sus derivados, que viene de Fusarium, una gran familia de los hongos comunes en parámetros de la comunidad.

Aunque los productos químicos zearalenona y relacionados que se asemejan a la hormona estrógeno se han relacionado con la infertilidad en los mamíferos, especialmente los cerdos, no está claro si los bebés expuestos a los compuestos a través de alimentos o fórmula estaría en riesgo de problemas reproductivos más tarde en la vida.

La investigación anterior ha demostrado que el cuerpo la zearalenona se descompone rápidamente  en subproductos que no suponen amenaza para la salud.

Sin embargo, los investigadores italianos dicen que sus hallazgos merecen seguimiento y deberían impulsar una mayor vigilancia de la fórmula para bebés y alimentos infantiles por la presencia de éstas y otras toxinas.

“Nuestro estudio muestra la presencia de micoestrógenos en la alimentación infantil”, dijo Francesco Massart, director del estudio, a Reuters Health. “Es probable que esto tenga mayores implicaciones para lactantes y niños pequeños que para los adultos que tienen una dieta más variada.”

Micoestrógenos como zearalenona son un hecho para la agricultura comercial. Están presentes en los cultivos como el maíz, el trigo y la soja que se utilizan tanto para el consumo humano y animal. Gran parte del ganado en los Estados Unidos usan regularmente una de esas sustancias, zeralanol alfa-, como un estimulante del crecimiento de los animales, aunque la Unión Europea prohibió esta práctica a mediados de la década de 1980.

El grupo italiano trató de determinar si la zearalenona y las sustancias químicas similares podrían estar haciendo su camino en los alimentos infantiles. La respuesta resultó ser que sí.

Massart y sus colegas analizaron 185 muestras de 14 marcas de fórmulas infantiles que contienen leche de vaca. También evaluaron 44 muestras de alimentos para bebés, de siete marcas, que contienen carne bovina, pollo, pavo, ternera, caballo, conejo, jamón y cordero.

La Zearalenona apareció en un 17% de las muestras de fórmula, y dos derivados de la molécula, alfa y beta zeralenol, estaban presentes en cerca de un cuarto de las muestras. Entre los alimentos infantiles a base de carne, sólo el alfa y la beta-derivados de zeralenol estuvieron presentes en menos de un cuarto de las muestras.

Las concentraciones de micoestrógenos variaron mucho, pero en general, los niveles detectados estaban por debajo de la ingesta tolerable máxima diaria que marca la Organización Mundial de la Salud de 0,5 microgramos por kilogramo de peso corporal. Pero las concentraciones promedio de beta-zeralenol en la fórmula infantil eran cuatro veces el máximo recomendado.

Aunque Massart reconoció que quedan muchas preguntas acerca de la posible relación entre los microestrógenos y el daño a los seres humanos, él dijo que los resultados deben hacer reflexionar a los padres que usan la fórmula para bebés.

“Los niños y, en particular los recién nacidos prematuros, están potencialmente expuestos a dosis más altas de las micotoxinas en sus fases tempranas de la vida, pero nadie sabe los efectos a largo plazo”, dijo.

La investigación con animales y los pocos estudios en humanos disponibles sugieren que la exposición temprana a micotoxinas pueden afectar la salud humana, señaló Massart. “Estudios específicos deben ser iniciados para que permitan el establecimiento de niveles seguros de los metabolitos de la zearalenona en materias primas y piensos compuestos, en particular para los lactantes y niños de diferentes edades, ya que son considerados como los más sensibles a sustancias químicas ambientales.”

Fuente: The Journal of Pediatrics, online March 11, 2011

Sustancias disruptoras endócrinas están presentes en todas las comidas comerciales y en vegetales “no orgánicos”.

Compartir en:
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Abrir Chat
1
¡Hola!...
Hola, ¿puedo ayudarte?