"Alimentos con luz"
"Snacks ricos y saludables siempre listos."
"Los verdes son ricos en clorofila, que renueva la sangre"
"Deliciosas recetas vivas gourmet"
"Sabores para cada momento"
Postres saludables sin harinas ni azúcar.

¿Tu shampoo está engordándote? Químicos en productos comunes de belleza estarían afectando nuestro peso

Cualquier médico o nutricionista estaría de acuerdo en que la solución a la crisis de la obesidad es una dieta saludable y ejercicio regular. Pero una nueva investigación indica que estos no son los únicos factores en juego.
Un estudio reciente ha sugerido que los productos químicos utilizados en muchos productos de belleza común podrían ser quienes contribuyen silenciosamente al aumento de peso.
Los médicos del Centro Médico Mount Sinai en Nueva York, dicen que los ftalatos, que aparecen en las listas de ingredientes de alrededor del 70 por ciento de los champús, cosméticos y jabones, podrían ser ‘disruptores endocrinos’, y deben evitarse de ser posible.

La investigación se hace eco de los estudios previos que han demostrado que los productos químicos pueden causar daños en el sistema que controla naturalmente nuestro peso corporal.

Los investigadores encontraron que los disruptores endocrinos pueden imitar los efectos de las hormonas y afectar el funcionamiento de las glándulas que las producen.

Los investigadores de Monte Sinaí también advirtieron en contra del l bisfenol-A, una sustancia presente en muchos envases plásticos de alimentos, como agua y beberones para bebés (identificado por un número de 7 impreso en la base).

La pediatra Maida Gálvez, quien estuvo involucrada en el estudio de 330 niños en el Este de Harlem, explicó que el equipo de investigación registró la exposición a estos disruptores endocrinos en relación al peso corporal de los participantes.

Ella dijo que si los científicos pueden aprender exactamente cómo estas sustancias afectan el desarrollo de la persona y su crecimiento, vamos a saber evitarlas en las etapas clave. “Incluso si estos productos químicos juegan un pequeño papel en la obesidad, es una exposición de prevención.

Para evitar los ftalatos, el Dr. Gálvez aconseja a los consumidores a elegir productos libres de fragancias y además de origen orgánico.

Los resultados de Monte Sinaí son paralelos a los de un estudio realizado en 2002 sobre la obesidad y los productos químicos presentes en nuestra vida diaria.
Los investigadores de la Universidad de Stirling, en Escocia, llamaron al bisfenol A y a los ftalatos ‘calorías químicas’.

Paula Baillie-Hamilton, quien dirigió el estudio, escribió: “si examinamos el debate sobre la obesidad es que el ambiente de la Tierra ha cambiado significativamente durante las últimas décadas debido a la producción exponencial y el uso de sustancias químicas orgánicas e inorgánicas.

Fuente: dailymail.co.uk

Compartir en:
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Abrir Chat
1
¡Hola!...
Hola, ¿puedo ayudarte?