"Alimentos con luz"
"Snacks ricos y saludables siempre listos."
"Los verdes son ricos en clorofila, que renueva la sangre"
"Deliciosas recetas vivas gourmet"
"Sabores para cada momento"
Postres saludables sin harinas ni azúcar.

Una dieta sana podría contrarrestar a un gen de la enfermedad cardiaca

Llenar el plato de frutas, verduras y bayas redujo el riesgo genético en un estudio de gran envergadura.

Una dieta sana con muchas frutas y verduras puede debilitar significativamente el efecto de un gen asociado con un mayor riesgo de enfermedad cardiaca, sugiere un estudio reciente.

En el estudio, que aparece en la edición actual en línea de la revista PLoS Medicine, los investigadores examinaron la relación entre la variante del gen 9p21 y la dieta de más de 27,000 personas de cinco etnias: árabes, europeos, chinos, latinoamericanos y surasiáticos.

Los hallazgos mostraron que el riesgo de ataque cardiaco en las personas con la variante genética 9p21 que comían una dieta saludable compuesta principalmente de verduras crudas, frutas y bayas era similar que el de las personas sin la variante genética de alto riesgo.

El estudio internacional fue liderado por investigadores de las universidades de McMaster y McGill, en Canadá.

“Observamos que el efecto de un genotipo de alto riesgo se puede mitigar al consumir una dieta rica en frutas y verduras”, aseguró en un comunicado de prensa de la Universidad de McMaster la investigadora coprincipal Sonia Anand, investigadora del Instituto de Investigación sobre la Salud Poblacional y profesora de medicina y epidemiología en la Facultad de medicina de la universidad. “Nuestros resultados respaldan la recomendación de salud pública de comer más de cinco porciones de frutas o verduras como forma de fomentar una buena salud”.

“Nuestra investigación sugiere que quizás haya una interacción importante entre estos genes y la dieta en la enfermedad cardiovascular”, añadió el autor líder Ron Do, quien ahora trabaja en el Centro de Investigación sobre Genética Humana del Hospital General de Massachusetts, y que llevó a cabo la investigación como parte de su programa doctoral en la McGill. “Se necesitan investigaciones futuras para comprender el mecanismo de esta interacción, que iluminará los procesos metabólicos subyacentes en que el gen 9p21 está involucrado”.

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTE: McMaster University, news release, Oct. 11, 2011

Compartir en:
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Abrir Chat
1
¡Hola!...
Hola, ¿puedo ayudarte?