"Alimentos con luz"
"Snacks ricos y saludables siempre listos."
"Los verdes son ricos en clorofila, que renueva la sangre"
"Deliciosas recetas vivas gourmet"
"Sabores para cada momento"
Postres saludables sin harinas ni azúcar.

Varios tipos de consumo de alcohol se relacionan con una mala dieta

Un estudio español halla que la bebida empedernida, e incluso la bebida con las comidas, se relacionan con hábitos alimentarios descuidados.

Beber se asocia con una mala dieta, según un estudio reciente.

Investigadores españoles encuestaron a más de 12,000 adultos de 18 a 64 años de edad sobre sus hábitos de consumo de alcohol y alimentarios. Hallaron que la bebida empedernida, la bebida por atracón, una preferencia por los licores fuertes e incluso beber con las comidas se asociaba con un mal cumplimiento de importantes directrices nutricionales.

Aunque beber con las comidas se asocia tradicionalmente con una buena salud, los investigadores hallaron que esto no era así si los bebedores comían de forma descuidada.

“Nuestros resultados son relevantes porque muestran que beber con las comidas se asocia con una ingesta insuficiente de alimentos saludables como frutas y verduras, y una ingesta excesiva de proteína animal”, afirmó en un comunicado de prensa de la revista el autor para correspondencia del estudio José Lorenzo Valencia Martín, doctor de la Universidad Autónoma de Madrid.

“En España, se bebe alcohol frecuentemente en las comidas, sobre todo el almuerzo y la cena. Debido a esto, y a la prevalencia más baja de abstemios, nuestros hallazgos se aplican a la mayoría de adultos de España y otros países del Mediterráneo en Europa”, añadió.

Valencia Martín señaló que los bebedores empedernidos son propensos a desarrollar enfermedad del hígado, y que muchos tienden a favorecer alimentos ricos en energía y grasas trans. Desafortunadamente, una dieta rica en grasas trans también podría contribuir a la enfermedad del hígado, apuntó.

Beber en exceso y una dieta malsana son dos factores prevenibles importantes que contribuyen a problemas de salud en los países desarrollados, anotaron los investigadores.

“Beber alcohol podría reducir el mantenimiento de una dieta sana, llevando a efectos metabólicos adversos que a su vez añaden a los directamente producidos por el alcohol”, advirtió Valencia Martín.

“El alcohol podría contribuir indirectamente a varias enfermedades crónicas como la obesidad, la diabetes mellitus, la enfermedad cardiovascular o el cáncer”, añadió.

El estudio aparece en línea y en la edición impresa de noviembre de la revista Alcoholism: Clinical & Experimental Research.

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
FUENTE: Alcoholism: Clinical & Experimental Research, news release, Aug. 15, 2011

Compartir en:
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Abrir Chat
1
¡Hola!...
Hola, ¿puedo ayudarte?