"Alimentos con luz"
"Snacks ricos y saludables siempre listos."
"Los verdes son ricos en clorofila, que renueva la sangre"
"Deliciosas recetas vivas gourmet"
"Sabores para cada momento"
Postres saludables sin harinas ni azúcar.

Exposición in vitro al BPA alteraría división celular en óvulos

El bisfenol A (BPA), un disruptor químico de la función endócrina que se utiliza en la producción de una gran cantidad de envases alimentarios, inhibiría y alteraría la meiosis in vitro en óvulos humanos.

La meiosis es el proceso de división celular en los organismos de reproducción sexual que reduce la cantidad de cromosomas en las células reproductivas. Esto produce los gametos en los animales.

Se ha detectado BPA en líquido folicular humano y estudios con animales respaldan sus efectos disruptores de la meiosis ovárica, según resume el estudio presentado en la reunión anual de la Sociedad Estadounidense de Medicina Reproductiva, en Orlando, Florida.

La doctora Linda Giudice, endocrinóloga especializada en reproducción de la University of California en San Francisco, y que no participó del estudio, explicó que el tipo de disrupción observada en el estudio podría provocar anormalidades cromosómicas.

El equipo de la doctora Catherine Racowsky, del Brigham and Women’s Hospital, en Boston, cultivó dos óvulos inmaduros (en la etapa de la vesícula germinal) de cada integrante de un grupo de 18 mujeres.

Un óvulo quedó en un medio de control (grupo de control), mientras que el otro quedó expuesto a un medio con 20 microgramos por mililitro (mcg/ml) de BPA. A las 30 horas, los autores retiraron los óvulos del cultivo.

Los óvulos que habían estado expuestos a BPA tendieron a no estar tan desarrollados como el resto: siete de 18 (el 39 por ciento) aún permanecían en la etapa de la vesícula germinal (VG); uno estaba en el estadio de separación de la vesícula germinal (SVG); cinco estaban en la metafase I; tres estaban en la metafase II, y dos estaban “activos”.

Por otro lado, todos los óvulos del grupo de control habían abandonado la etapa de VG; uno seguía en la etapa de SVG; uno estaba en la metafase I; 14 estaban en la metafase II, y dos se habían “activado”.

El equipo también observó diferencias en la estructura celular.

Los tres óvulos expuestos a BPA que estaban en la metafase II tenían patrones anormales de organización y de estructura cromosómica. Sólo el 43 por ciento de los 14 óvulos del grupo de control que estaban en metafase II tenían las mismas anormalidades. Y el 29 por ciento de los óvulos restantes con patrones normales tenían cromosomas alineados.

Racowsky señaló que la exposición in vitro no replicaría con precisión las condiciones del mundo real porque las células habían estado expuestas a niveles de BPA que son entre cinco y 10 veces más altos que las concentraciones presentes en el líquido folicular humano. Con las concentraciones más bajas no hubo diferencia en las muestras analizadas.

“No sabemos qué efecto tendría el BPA en el ambiente durante la vida de una mujer, o hasta que trate de concebir a los 30-35 años”, dijo Racowsky.

En el estudio, agregó, los óvulos in vitro no tenían las otras células que los rodean en el folículo y esas células podrían potenciar o contrarrestar los efectos disruptivos del BPA.

Para poder responder estas dudas, el equipo realizará experimentos con muestras más grandes y distintas estrategias.
Reuters Health

Compartir en:
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Abrir Chat
1
¡Hola!...
Hola, ¿puedo ayudarte?