"Alimentos con luz"
"Snacks ricos y saludables siempre listos."
"Los verdes son ricos en clorofila, que renueva la sangre"
"Deliciosas recetas vivas gourmet"
"Sabores para cada momento"
Postres saludables sin harinas ni azúcar.

Las comidas ultra-procesadas están matándonos

Carlos Montero, profesor de la Universidad de São Paulo, cree que “el gran problema es el ultra-proceso.”

Es decir, el factor más importante a considerar en la alimentación y la nutrición no es ni nutrientes ni alimentos – es lo que se les hace a los productos alimenticios y los nutrientes contenidos en ellos antes de que se compren y consuman.

Monteiro deja claro que la mayoría de los alimentos y bebidas son actualmente procesados en cierta medida, incluso manzanas frescas son lavadas y a veces enceradas, y el agua potable se filtra.

Pero los alimentos ultra procesados son muy comunes, y están muy disminuidos en nutrientes y proporcionan poco más que las calorías.

De acuerdo con el Atlántico:

“El propósito del ultra-procesamiento es crear: durableles, accesibles, cómodos, atractivos, listos para el consumo o productos listos para calaentar… Monteiro afirma:” el rápido aumento en el consumo de productos alimenticios y bebidas ultra-procesados, especialmente desde la década de 1980, es la principal causa dietética del aumento rápido y simultáneo de la obesidad y las enfermedades relacionadas en todo el mundo.”

FUENTES:

Journal of the World Public Health Nutrition Association November 2010 Volume 1, Number 6

The Atlantic November 4, 2010

¿Qué hace que los alimentos procesados, o como los llama Monteiro, los “alimentos ultra procesados,” sean tan devastadores para su salud?

Muchas calorias para poca nutrición

Si usted come una hamburguesa de comida rápida, usted puede tomar fácilmente casi la mitad de sus necesidades calóricas diarias. Agregue las papas y un refresco y puede estar llegando al valor de calorías requeridas de un día entero.

Sin embargo, en una comida, que está diseñada para que la consuma rápidamente, no han recibido las vitaminas y los minerales, ni las enzimas vivas ni los micronutrientes, las grasas saludables o proteína de alta calidad que su cuerpo necesita para funcionar, y mucho menos prosperar.

Cuando este tipo de alimentos se consumen día tras día, durante meses y años, terminamos con una dieta alta en calorías pero que no da los nutrientes que se necesita para mantenerse sano. En una dieta de este tipo, es probable el exceso de peso, mientras que su cuerpo todavía está literalmente muriendo de hambre pidiendo a gritos nutrientes saludables.

Con casi 7 de cada 10 norteamericanos con sobrepeso, y 1 de cada 4 afectados por la diabetes o pre-diabetes, la muy procesada dieta americana estándar, SAD, se está claramente en extrema necesidad de un cambio radical.

Lo alimentos procesados son adictivos

La comida rápida está disponible en casi todas partes, incluso en los hospitales y escuelas, y los alimentos procesados constituyen la mayoría de los alimentos en el supermercado. Se comercializan agresivamente para los niños y adultos por igual, y son fabricados con ingredientes sintéticos específicos y otros trucos para conseguir que se coma más, consuma más, y vuelva a por más.

Como Montero escribió:

“Los productos de ultra-procesados son característicamente formulados a partir de” refinar” y “purificar” los ingredientes libres de la matriz fibrosa acuosa de sus materias primas originales.

Ellos están formulados para ser sensualmente atractivos, hiper aceptables, y crear dependencia, con el uso de sofisticadas mezclas de aditivos cosméticos y otros, y el estado de los envases, la artesanía y la comercialización. Además, los productos ultra-procesados son ‘convenientes’ – es decir, listos para comer (o beber) o listos para calentar.

Las marcas líderes en alimentos ultra procesados y bebidas están fabricadas por compañías transnacionales con gran  capacidad de comprar soportes para sus productos a precios subsidiados o incluso bajísimos. Penetran en nuevos mercados en países de bajos ingresos, con la comercialización masiva y presupuestos de publicidad, y pueden socavar a las industrias locales, las llevan a la quiebra, o las compran “.

Me parece interesante que la mayoría de la gente sabe que la comida rápida y los alimentos procesados “no son buenos para usted”, pero la mayoría siguen optando por comerlos. Esto es en gran parte debido a la intensas campañas de publicidad, junto con la naturaleza adictiva de estos alimentos.

En promedio, sólo una porción de cereal de desayuno para niños típico equivale a más del 90 por ciento de la ingesta de azúcar al día para las niñas sedentarias de entre 9 y 13 años. Incluso los preparados para lactantes y alimentos infantiles envasados contienen cantidades excesivas de azúcar y  jarabe de maíz de alta fructosa para enganchar a los bebés en el sabor natural de los alimentos procesados, tan pronto como están fuera de su matriz!

En un estudio de ratas alimentadas con una dieta que contenía 25 por ciento de azúcar, apareció la ansiedad cuando el azúcar se retiró lo que muestra síntomas similares a la gente que pasa a través de retiros de drogas, como castañeteo de dientes y temblores.

Los investigadores que dirigieron el estudio encontraron un vínculo entre los opiáceos,  los roductos químicos placer en tu cerebro, y un ansia de dulce, salado y de alimentos grasos. Se cree que los alimentos altos en grasa estimulan los opioides, como cuando los investigadores estimularon los cerebros de ratas con encefalina, una versión sintética de opiáceos naturales, las ratas se comieron hasta seis veces su consumo normal de grasa.

Además, también se observaron cambios duraderos en la química del cerebro de ratas, similares a los causados por la morfina o la heroína. Según los investigadores, esto significa que incluso una simple exposición agradable a los alimentos es suficiente para cambiar la expresión de los genes, lo que sugiere una adicción a la comida.

Es fácil olvidar que los alimentos procesados y envasados y restaurantes de comida rápida de hoy son en realidad un cambio radical en términos de la historia de la producción de alimentos.

Muchas personas no tienen idea de que el negocio de alimentos congelados no comenzó hasta mediados de la década de 1920 cuando General Seafoods Company se instaló y comenzó a vender los filetes de pescado crudo congelados, y los restaurantes de comida rápida no consiguieron un congelador hasta después de la Segunda Guerra Mundial. La televisión llegó en los ’50.

Peligrosos aditivos alimenticios

El consumo de alimentos procesados no es en absoluto lo mismo que comer alimentos puros, sin procesar, el sabor, el valor nutricional o la forma en que interactúan con las células a nivel biológico.

Los alimentos procesados suelen tener poco valor nutricional y son químicamente alterados para aumentar el atractivo de su paladar, por lo que puede anular las señales de su cuerpo que de otra manera te diría que es hora de dejar de comer y probar otra cosa. También están cargados de aditivos que son perjudiciales en sí mismas, tales como:

Fructosa

Ahora la principal fuente de calorías en los EE.UU., la fructosa disminuye la sensación de saciedad, ya que no estimula el aumento de la leptina, uno de los más potente reguladores de hambre y almacenamiento de gasas en el cuerpo. La fructosa también reduce la cantidad de leptina que cruzar la barrera de sangre del cerebro mediante el aumento de triglicéridos.

La resistencia a la leptina, a su vez, es quizás uno de los factores más importantes de causas de la enfermedad humana. Por ejemplo, desempeña un importante papel, si no principal, en el desarrollo de enfermedades del corazón, obesidad, diabetes, osteoporosis, enfermedades autoinmunes, desórdenes reproductivos, y tal vez la tasa de envejecimiento en sí.

Además, mientras que la glucosa inhibe la grelina (también conocido como “la hormona del hambre”, que te hace querer más alimentos), la fructosa no lo hace.

La fructosa también incrementa los niveles de insulina, interfiriendo con la comunicación entre la leptina y el hipotálamo, por lo que sus señales de placer no se extinguen. Su cerebro sigue sintiendo que estás muriendo de hambre, y le pide que coma más.

Por el bien de su salud, aconsejan mantener el consumo de fructosa por debajo de 25 gramos por día, pero esto es prácticamente imposible si usted come muchos alimentos procesados.

Ingredientes geneticamente modificados

Alrededor del 75 por ciento de los alimentos procesados contienen ingredientes modificados genéticamente, que son cada vez más vinculados a problemas graves de salud.

El año pasado la Academia Americana de Medicina Ambiental (AAEM) revisó la investigación disponible y emitió un memorando que recomienda que todos los médicos prescriban dietas libres de OMG a todos los pacientes, ya que están causalmente vinculados en estudios de alimentación animal a:

  • Infertilidad
  • Problemas del sistema inmune
  • Problemas gastrointestinales
  • Daño en los órganos
  • Regulación disfuncional de colesterol e insulina
  • Envejecimiento acelerado

Uno de los primeros pasos para evitar ingredientes GM es reducir el consumo de alimentos procesados en su dieta.

GMS

El glutamato monosódico (MSG), un potenciador del sabor, se añade a miles de procesados (sopas en lata, galletas, carnes, aderezos para ensaladas, comidas congeladas, papas fritas y mucho más) y los alimentos de restaurantes.

El GMS es tan popular porque realmente realza el sabor de los alimentos, por lo que las carnes procesadas y comidas congeladas logran un sabor más fresco y un olor mejor, los aderezos para ensalada son más sabrosos, y los alimentos enlatados menos metálicos.

Sin embargo, también es un excitotoxina, lo que significa que sobreexcita sus células hasta el punto de dañarlas o matarlas, causando daño cerebral en diferentes grados e incluso potencialmente el desencadenamiento o empeoramiento de trastornos del aprendizaje, la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Parkinson, enfermedad de Lou Gehrig y más.

Aditivos de alimentos

Más de 3.000 aditivos de alimentos, conservantes, aromas, colores y otros ingredientes se añaden a los alimentos. Si bien cada una de estas sustancias son legales para el uso, no son totalmente seguras para el consumo a largo plazo, por sí mismos o en conjunto.

Muchos de ellos, como el nitrato de sodio, BHA, BHT, el aspartamo, Blue 1, 2, y el bromato de potasio, se han relacionado con un mayor riesgo de cáncer. Otros son los xenoestrógenos que imitan al estrógeno y que se han vinculado a una serie de efectos sobre la salud humana, incluyendo el recuento de espermatozoides en los hombres y un mayor riesgo de cáncer de mama en las mujeres.

Los estudios también han demostrado que una variedad de colorantes alimentarios comunes, y el conservante benzoato de sodio (que se encuentran en muchos refrescos, zumos de frutas y aderezos para ensaladas) hacen que algunos niños sean más hiperactivos y distraídos.

Mientras tanto, E-numerados colorantes alimentarios (por ejemplo, tartrazina (E102), ponceau 4R (E124), amarillo anaranjado (E110), carmoisina (E122), AC quinoleína rojo amarillo (E104) y allura (E129) hacen daño tanto daño al cerebro de los niños como el plomo en la gasolina, resultando en una reducción significativa en el CI.

Afortunadamente, cuando usted evita los alimentos elaborados usted también automáticamente evita prácticamente cada uno de estos aditivos alimentarios tóxicos.

Si comes comidas procesadas también te estas perdiendo esto…

¡COMIDA VIVA!

Yo creo que es conveniente obtener la mayor cantidad de alimentos crudos en su dieta como sea posible.
Y hay varias razones para esto.

Para empezar, procesar los alimentos a altas temperaturas destruye las enzimas naturales. Las enzimas son proteínas – catalizadores para acelerar y facilitar las reacciones de tu cuerpo. De hecho, algunas de las reacciones bioquímicas ni siquiera se producirían sin estas enzimas (tiene cerca de 1.300 tipos de ellas).

Los alimentos procesados también carece de biofotones, la más pequeña de unidades físicas de la luz, que se almacenan en, y son utilizados por, todos los organismos biológicos, incluyendo su cuerpo. La energía vital del sol encuentra su camino hacia tus células a través de los alimentos que consume, en forma de estos biofotones.

Ellos contienen información importante que controlan los complejos procesos vitales en su cuerpo. Los biofotones tienen la facultad de ordenar y regular, y, al hacerlo, para elevar el organismo – en este caso, tu cuerpo físico – a una oscilación más elevada o el orden.

Esto se manifiesta como una sensación de vitalidad y bienestar.

Cuanta más luz un alimento es capaz de almacenar, más nutritivo es. Naturalmente, verduras frescas cultivadas, por ejemplo, y las frutas maduradas al sol, son ricos en energía de luz. La capacidad de almacenamiento de biofotones es una medida de calidad de los alimentos – y los alimentos procesados contienen cero energía de luz.

Comer alimentos frescos, es el “secreto” para obtener más saluda, perder peso y realmente disfrutar de su comida, pero muchos creen que es casi imposible hoy en día no comer alimentos procesados.

Muchas personas tienen la impresión equivocada de que cocinar desde desde cero es un asunto muy complicado que lleva mucho tiempo y cuesta más de lo que podría permitirse. A menudo, esto simplemente no es cierto.

Una vez que se adiestre con ella, usted encontrará que usted puede lograr hacerse una comida saludable a partir de cero en la misma cantidad de tiempo que habría tomado conducir por la calle para recoger la comida rápida. Por supuesto, usted estará mucho más satisfecho cuando coma su comida hecha en casa, tanto física como mentalmente.

Encontrar el tiempo y los recursos financieros, para preparar comidas saludables para su familia puede ser un reto, pero por favor, no use esto como excusa para insistir en los alimentos procesados.

Su salud, sus niveles de energía, su apariencia, su estado de ánimo y muchos otros factores, mejorarán cuando usted coma los alimentos para los que fue diseñado su cuerpo. Volviendo a una dieta de alimentos cultivados localmente, alimentos enteros frescos es realmente la única manera de alcanzar una salud óptima.

FUENTE: Mercola

Compartir en:
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Abrir Chat
1
¡Hola!...
Hola, ¿puedo ayudarte?