"Alimentos con luz"
"Snacks ricos y saludables siempre listos."
"Los verdes son ricos en clorofila, que renueva la sangre"
"Deliciosas recetas vivas gourmet"
"Sabores para cada momento"
Postres saludables sin harinas ni azúcar.

¿Puede el sulforafano ayudar a los niños con autismo?

El sulforafano es un compuesto natural que se encuentra en las verduras crucíferas como el brócoli. Investigaciones recientes indican que consumir grandes cantidades de este fitoquímico puede mejorar los síntomas asociados con el autismo infantil.

Los expertos advierten que el autismo ahora afecta a uno de cada 45 niños. La tasa a la que se reportan los nuevos casos continúa aumentando con cada año que pasa. Este aumento constante en el número de niños autistas se ha relacionado con un programa de vacunación que aumenta de manera similar, con cada nueva vacuna inyectada que agrega un nuevo lote de toxinas que dañan el sistema nervioso.

Hay formas de aliviar los efectos del autismo en un niño, incluso después de la vacunación. Investigadores de la Universidad Johns Hopkins (JHU) demostraron que comer alimentos ricos en sulforafano puede mejorar las habilidades sociales, la capacidad de comunicarse verbalmente y el comportamiento general de los niños que sufren autismo.
(https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4217462/)

Publicado en la revista científica Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias, el nuevo estudio evaluó los efectos del sulforafano sobre el trastorno del espectro autista. Encontró que el compuesto a base de plantas podría activar y mejorar la eficiencia de los genes que protegen a las células de la inflamación, el daño genético, el estrés oxidativo y otros factores asociados con el autismo.

La suplementación con sulforafano mejora los síntomas del autismo

Los investigadores de JHU evaluaron a un grupo de 40 varones autistas cuyas edades oscilaban entre 13 y 27 años. Algunos de los participantes fueron tratados con sulforafano, mientras que a otros se les administró un placebo que no tuvo ningún efecto. El período de tratamiento duró 18 semanas.

Antes de realizar el experimento, los investigadores analizaron el comportamiento, las habilidades de comunicación y la capacidad de respuesta social de los participantes. Los reevaluaron durante la cuarta, décima y última semana del tratamiento. También realizaron seguimientos después del juicio.

Los resultados de su experimento mostraron que el grupo de sulforafano demostró mejoras considerables en el comportamiento social en el momento de la cuarta semana de tratamiento. Al final del período de prueba, el 46 por ciento de los participantes tratados mejoró en la interacción social, el 42 por ciento mejoró sus habilidades de comunicación verbal y el 54 por ciento demostró una reducción en la incidencia de conductas autistas.

Sin embargo, estas mejoras se deshicieron después del experimento. Muchos de los participantes dejaron de tomar sulforafano una vez que el experimento llegó a su fin, lo que demuestra que el consumo constante del compuesto era necesario para prevenir la recaída.

Los compuestos en manzanas, brócoli y cebollas podrían aliviar el autismo

Los resultados del estudio JHU reflejaron aquellos en un experimento diferente que involucró a pacientes con autismo que también sufrían fiebre. Los investigadores teorizaron que las condiciones de una fiebre activaron la respuesta natural del cuerpo al estrés.

A su vez, la respuesta al estrés activó los mecanismos de protección en las células que combatían los síntomas de la enfermedad. Esta activación de las expresiones genéticas asociadas con los procesos de curación naturales disminuiría la inflamación y protegería las células y los tejidos del daño.

Estos mecanismos de defensa celular podrían ser estimulados por comer alimentos saludables como manzanas, brócoli y cebollas. Estos alimentos contenían compuestos de origen vegetal como el sulforafano y la quercetina que apoyan las funciones celulares saludables.

Una proteína llamada Nrf2 es el foco actual de mucha investigación. Esta proteína normalmente oscila dentro y fuera del núcleo de una célula cada 129 minutos. Sirve como un sistema de vigilancia celular que mejora la salud de la célula en tiempos de peligro.

Cuando hay una amenaza para la salud de la célula, la oscilación Nrf2 se acelera. Esto aumenta la cantidad de antioxidantes que protegen a las células para que no se dañen con los radicales libres.

La oscilación de Nrf2 se puede aumentar por la presencia de ciertos compuestos, como el sulforafano en vegetales crucíferos y la quercetina en manzanas y cebollas. Cuando cualquiera de estas sustancias está presente, la oscilación toma solo 80 minutos, lo que estimula la producción de antioxidantes protectores.

Fuente: https://www.naturalnews.com/2019-04-20-can-sulforaphane-help-children-with-autism.html

Compartir en:
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Abrir Chat
1
¡Hola!...
Hola, ¿puedo ayudarte?