"Alimentos con luz"
"Snacks ricos y saludables siempre listos."
"Los verdes son ricos en clorofila, que renueva la sangre"
"Deliciosas recetas vivas gourmet"
"Sabores para cada momento"
Postres saludables sin harinas ni azúcar.

El ejercicio alivia el colon irritable: estudio pequeño

Las personas con síndrome de colon irritable podrían obtener alivio con el ejercicio regular, sugiere un ensayo clínico pequeño.

El estudio, sobre 102 adultos con el trastorno, halló que los que habían recibido la indicación de hacer más ejercicio tuvieron más posibilidad de sentir alivio de los calambres, la constipación y la diarrea.

A los tres meses, el 43 por ciento de los que hacían ejercicio tuvieron una mejoría “clínicamente significativa” de los síntomas cotidianos, comparado con un cuarto de los participantes que mantuvieron el estilo de vida normal.

En las personas sedentarias, hasta un aumento moderado del ejercicio reduciría los síntomas del colon irritable, afirmó Riadh Sadik, de la Universidad de Gotemburgo, en Suecia.

Sadik explicó que la indicación incluyó hacer entre 20 y 60 minutos de ejercicio moderado a intenso, como caminar enérgicamente o andar en bicicleta, entre tres y cinco días por semana. Este nivel de actividad, dijo Sadik, suele ser seguro y posible. Además, “mejora la salud general”.

Un 15 por ciento de los estadounidenses tiene síndrome de colon irritable (SCI), que causa ataques de calambres abdominales, gases y diarrea o constipación. Se desconoce su causa exacta, pero las personas afectadas aseguran que hay un “disparador”, como ciertos alimentos, comidas más abundantes que lo habitual o estrés emocional.

El tratamiento habitual incluye cambios alimentarios y antidiarreicos o laxantes o suplementos con fibra. Según Sadik, el ejercicio ayudaría por varios motivos: estudios previos habían demostrado que facilita el movimiento intestinal, reduce los gases y alivia la constipación. Pero el ejercicio vigoroso agravaría los ataques de diarrea.

El ejercicio regular influiría positivamente en los sistemas nervioso y hormonal, que actúan sobre el tracto digestivo.

Ninguno de los participantes del estudio, publicado en American Journal of Gastroenterology, hacía actividad física regular. Al azar, el equipo le indicó a la mitad que comenzara a hacerla durante 12 semanas con asesoramiento de un fisioterapeuta. El resto mantuvo su estilo de vida.

Al final del estudio, el grupo más activo mencionó más avances que el otro grupo en un cuestionario estandarizado sobre síntomas del SCI. Y tendió a no informar un agravamiento de los síntomas.

El 8 por ciento sufrió un aumento clínicamente significativo de los síntomas, comparado con el 23 por ciento del grupo de control. Esto, según Sadik, sugiere que el sedentarismo sólo agravaría el SCI.

“Si una persona con SCI aumenta la actividad física, sentirá alivio. Si no, deberá esperar más síntomas”, dijo Sadik.

FUENTE: American Journal of Gastroenterology, online 4 de enero del 2011

Compartir en:
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Abrir Chat
1
¡Hola!...
Hola, ¿puedo ayudarte?