"Alimentos con luz"
"Snacks ricos y saludables siempre listos."
"Los verdes son ricos en clorofila, que renueva la sangre"
"Deliciosas recetas vivas gourmet"
"Sabores para cada momento"
Postres saludables sin harinas ni azúcar.

La marihuana no es medicina

Traducido del inglés de “Carta a abierta del Dr. Cousens al Dr. Mercola.

La marihuana es actualmente un tema candente en los medios de comunicación. Varios estados, incluyendo mi estado natal Arizona, votarán sobre este tema en noviembre. Por una parte, me opongo a la despenalización de la marihuana y su uso con fines “médicos” por una serie de razones, físicas, sociales y espirituales.

En 1973 publiqué un artículo en Psychopharacologia titulado “THC como un hipnótico”. Se trata de un estudio doble ciego del hospital que muestra que el THC podría ser utilizado con éxito como un hipnótico en los casos de insomnio. Es claro, en retrospectiva, que yo estaba mostrando al THC en la marihuana como un elemento que le pone a dormir en lugar de elevar la conciencia. En mis 40 años de experiencia clínica, tengo claro que el uso de marihuana interrumpe la función suprarrenal y se asocia con una mayor cantidad de hipoglucemia. El efecto de necesitar comer bocadillos es un signo de esta interrupción suprarrenal.

THC (delta-9-tetrahydrocannabinol) es el producto químico activo en el cannabis. Mientras que el THC y otros productos químicos en la marihuana pueden reducir el dolor y las náuseas, lo hacen destruyendo células cerebrales muy sensibles relacionadas con la percepción y la coordinación. La droga es altamente tóxica y literalmente destruye el cerebro. Dada la importancia de la salud del cerebro para la concentración, la meditación y el crecimiento espiritual, el uso de la marihuana amenaza la integridad de todos los aspectos de nuestra salud y bienestar espiritual.

Los síntomas del daño cerebral del THC incluyen la percepción distorsionada, la coordinación deteriorada, la dificultad en el pensamiento y la resolución de problemas, y la dificultad de la memoria. Estos son efectos secundarios a corto plazo, pero se ha demostrado que el consumo a largo plazo de marihuana aumenta la actividad de respuesta al estrés y altera la actividad de las células nerviosas que contienen dopamina. En resumen, esto disminuye la motivación y la perseverancia en el trabajo, las relaciones y el camino espiritual. Mientras que algunas personas creen erróneamente que esto es un estado más evolucionado en el no-apego o vacuidad, es, en realidad, un entumecimiento a la vida que inhibe nuestra expresión completa.

De hecho, muchos estudios indican una conexión entre el consumo crónico de marihuana y mayores tasas de ansiedad, depresión, suicidio y esquizofrenia. Cuanto más joven es una persona en el primer uso, más probable es que estos estados mentales malsanos emerjan. Mientras que el desarrollo del cerebro humano, en promedio, continúa hasta los 40 años, el consumo crónico de marihuana retarda este desarrollo, creando individuos social y espiritualmente inmaduros.

Además, fumar cannabis, aumenta el riesgo de ataque cardíaco en cuatro veces, dentro de una hora de su uso. El humo del cannabis contiene un 70% más de hidrocarburos carcinógenos que el humo del tabaco, y se ha demostrado que el uso regular desregula el crecimiento de las células epiteliales de los pulmones. Los fumadores regulares de marihuana pierden más trabajo y generalmente son menos productivos que aquellos que no la utilizan. Teniendo en cuenta que estamos llamados a servir a Dios, a la humanidad y a la tierra a través de nuestros trabajos, ¿cómo podemos justificar el consumo de algo que afectará negativamente este servicio.

Con respecto al uso médico supuesto de la marihuana para el glaucoma, el cáncer, y la esclerosis múltiple, hay mucha desinformación que se está propagando. La Fundación Glaucoma ha declarado: “Los expertos médicos creen que la marihuana sólo disminuye la presión intraocular durante varias horas, lo que obliga a los pacientes a medicarse continuamente día y noche. Si no lo hace, puede dar lugar a un repunte en la presión ocular, que puede ser perjudicial “. También advierten que la marihuana disminuye el flujo sanguíneo al nervio óptico, causando más daño.

La Sociedad Nacional de Esclerosis Múltiple afirma en su sitio web que no recomienda el uso de la marihuana, porque no es mejor que los medicamentos existentes, y puede empeorar la coordinación y la memoria. Los beneficios médicos del uso de marihuana están siendo sobrevendidos. Incluso la AMA, a la vez que apoya la investigación para desarrollar medicamentos cannabinoides no fumados, no apoya el consumo de marihuana o las leyes de marihuana medicinal.

Resumiendo, el consumo de marihuana aumenta la inercia, la enfermedad, el caos social (especialmente entre los adolescentes vulnerables), los accidentes automovilísticos y de motocicletas (9,5 veces) y la delincuencia. Su impacto negativo en las células cerebrales inhibe nuestra capacidad de mantener una comunión constante con Dios, la humanidad y la naturaleza. En resumen, nos hace físicamente débiles, psíquicamente sugestionables, emocionalmente inmaduros y socialmente ineptos. Es por eso que un voto para legalizar la marihuana es un voto para debilitarnos a nosotros mismos ya nuestra sociedad, física, mental y espiritualmente.

Original en inglés: http://treeoflifecenterus.com/blog-posts-by-gabriel-cousens-m-d-marijuana-is-not-medicine-2/

Compartir en:
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Abrir Chat
1
¡Hola!...
Hola, ¿puedo ayudarte?