"Alimentos con luz"
"Snacks ricos y saludables siempre listos."
"Los verdes son ricos en clorofila, que renueva la sangre"
"Deliciosas recetas vivas gourmet"
"Sabores para cada momento"
Postres saludables sin harinas ni azúcar.

Monsanto declarado culpable en Francia por enfermedad de agricultor

No es ningún secreto que el gigante biotecnológico Monsanto ha trabajado duro en cuanto a la modificación genética en el planeta, pero ahora la mega-corporación puede haber ido demasiado lejos.

En lo que se está viendo como una gran victoria para los defensores de la salud pública, un tribunal francés la semana pasada declaró culpable a Monsanto de la intoxicación por sustancias químicas de un agricultor francés, un fallo que podría – y debería – llevar a demandas adicionales de salud contra el uso de pesticidas.

Paul François, un productor de granos, dijo a la corte que sufrió problemas neurológicos que incluyen pérdida de memoria, tartamudez y dolores de cabeza después de haber inhalado el herbicida Lasso de Monsanto en el 2004. Acusó a Monsanto de no proveer suficientes advertencias sobre el producto.

Un tribunal de Lyon, que se encuentra en el sureste de Francia, estuvo de acuerdo, pidió a un experto determinar la magnitud de las pérdidas de François y sus lesiones para determinar una cantidad apropiada de daños y perjuicios.

Matando a los agricultores?

La decisión marca la primera vez que alguien ha sido capaz de establecer un vínculo claro entre uno de los productos peligrosos de Monsanto y las enfermedades causadas por la exposición a ellos.

“Estoy vivo hoy en día, pero parte de la población agrícola va a ser sacrificada y va a morir a causa de esto”, dijo François a Reuters en una entrevista.

François presentó su caso después de que él y otros agricultores se unieron para formar una asociación de personas que dicen ellos, también, comenzaron a sufrir enfermedades a partir de la exposición a los llamados productos químicos “protectores de cultivos” de Monsanto. La creciente ola de enfermedades – alrededor de 200 por año desde 1996, según la rama agraria del sistema de seguridad social francés – debe ser más que suficiente para hacer reflexionar, no sólo a los ciudadanos franceses, sino a cualquier persona expuesta a los productos que han sido “tratados” con cualquiera de estos pesticidas peligrosos.

La prohibición de veneno

A los hechos, la decisión del tribunal francés parecía inevitable, y un poco atrasada también. Lasso de Monsanto fue prohibido en Francia en el 2007, a raíz de una directiva de la Unión Europea después de que el producto había sido retirado en algunos otros países.

Tal vez debido a los crecientes problemas de salud causados ​​por el uso de químicos en la agricultura, Francia – el mayor productor de la UE – va un paso más allá, después de haber anunciado un plan para frenar el uso de pesticidas en un 50 por ciento entre 2008 y 2018. Otros agricultores han culpado a los productos químicos por sus problemas de salud persistentes.

“Es como estar acostado una cama de espinas tratando de decir con cual uno se corta”, dijo un agricultor que se recupera de cáncer de próstata, que pidió no ser identificado, a Reuters, en relación con su amplia exposición a una serie de productos químicos agrícolas.

Historia de un crimen

Por su parte, Monsanto tiene una larga historia de producir productos que son un perjuicio para la sociedad. El gigante de la biotecnología gastó US$700 millones en asentamientos en el año 2003 para que los residentes de los mismos que vivían al lado de su planta de PCB en Anniston, Alabama, mantuvieran el envenenamiento en secreto.

En 2008, una exposición revela a la agricultura como una corporación gigante implacable que amenaza rutinariamente a los pequeños agricultores y hacendados sobre dudosas acusaciones de violaciónes de patentes y otros presuntos “crímenes” contra la empresa, todo por dedicarse a la práctica milenaria de la reutilización de las semillas de una temporada a otra.

Pero los agricultores, especialmente los agricultores orgánicos, están luchando. Alrededor de 300.000 de ellos presentaron una demanda en marzo de 2011 en un intento de mantener al menos una parte del suministro mundial de alimentos totalmente orgánicos. Encabezada por los cultivadores de semillas orgánicas y la Asociación de Comercio, la demanda busca mantener la semilla de canola Roundup Ready de Monsanto fuera de sus granjas. “Los agricultores orgánicos dicen que el maíz, algodón, remolacha azucarera y otros cultivos de ellos han sido contaminados con semillas de Monsanto, y a pesar de que la contaminación ha sido en gran parte natural e involuntaria, Monsanto ha demandado a cientos de agricultores por infringir su patente”, dijo un informe.

Además, la Comisión de Bolsa y Valores y el Departamento de Justicia de EE.UU. también están examinando las prácticas de negocios de Monsanto. Ya era hora.

Fuente: NaturalNews.com, Reuters.com

Compartir en:
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Abrir Chat
1
¡Hola!...
Hola, ¿puedo ayudarte?